Aguas Magallanes / Comunidad y RSE / Noticias
Comunidad y RSE
Noticias

06 de febrero / 2018

Aguas Magallanes anunció inversión de más de 3400 millones de pesos en infraestructura y modernización de procesos

Punta Arenas, 06 de febrero de 2018.- Tras los episodios de emergencia climática que afectaron principalmente a localidades de Puerto Natales a finales del año 2017, Aguas Magallanes inició el análisis y evaluación de protocolos para incorporar lecciones aprendidas. Todo este proceso siempre en comunicación con la autoridad sanitaria y regional. En esa línea, Christian Adema Galetovic, gerente regional de la sanitaria, informó que se están realizando las inversiones de corto plazo necesarias para enfrentar de mejor forma los efectos del cambio climático y de esta manera anticiparse a emergencias con un potencial de afectación mayor.
El ejecutivo acotó a marzo el plazo para materializa inversiones que permitan el aumento de la capacidad de la Planta de Tratamiento de Agua Potable y la modificación de los sistemas hidráulicos para el retrolavado de filtros adicionalmente con agua sin tratar, lo que actualmente sólo se puede realizar con agua potable, por lo cual se ampliará su rango de operación. De igual forma, se instalarán sensores de color y un tubo mezclador que permite dosificar productos químicos de manera más eficiente. "Es importante destacar que estas inversiones son financiadas íntegramente por Aguas Magallanes y están orientadas para operar exclusivamente ante una emergencia", destacó.
En forma paralela, ya se completó la implementación del Centro de Control y el Sensor Remoto, lo que incluyó la incorporación de tecnología de punta que permite el monitoreo centralizado de las plantas de tratamiento de agua potable y aguas servidas de la región y en un futuro muy cercano los más de 500 kilómetros de redes en la región. Esto permitirá, además de la operación eficiente de los sistemas, la anticipación y una mejor respuesta frente a emergencias producidas especialmente por el cambio climático.
En cuanto a medidas de mediano plazo, Adema se refirió al estudio a nivel de perfil de las potenciales fuentes alternativas de abastecimiento, con el objeto de mantener autonomía de producción mientras se mantengan elevadas las turbiedades durante una emergencia climática. "También apuntamos a obras de seguridad que podrían implementarse en Puerto Natales y que deberán ser discutidas en su momento con la autoridad sanitaria".
Agregó que, "en otra línea, nos encontramos participando en una mesa de trabajo para desarrollar un protocolo de abastecimiento de agua potable ante situaciones de catástrofe natural. En esta mesa de trabajo, que es liderada por la Onemi, participan instituciones como la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), el Servicio de Salud, Gobernaciones y Municipalidades entre otros. Actualmente nos encontramos abocados a terminar el protocolo de Puerto Natales, para luego continuar con las demás ciudades de la región".
"Desde que atendemos a la región, hace más de doce años, nuestra política siempre ha buscado aportar al desarrollo de las ciudades en donde estamos presentes, por lo que siempre hemos desplegado un plan de inversiones responsable, es decir, que incluya todas las iniciativas para asegurar el mejor servicio. Pero ante lo ocurrido a fines de octubre debemos ser claros: a pesar de contar con un sistema robusto para la ciudad, los efectos del cambio climático están modificando el escenario de las emergencias. Y eso lo hemos podido ver en las distintas catástrofes que han afectado a Chile en los últimos años, que incluyen aluviones e incendios forestales sin precedentes".
"En el caso de las lluvias que nos afectaron, se trató de un evento imprevisto, del que no se tenía registro histórico y que superó cualquier expectativa. Pero eso no significa que nos quedaremos de brazos cruzados. Como explicaba, ya comenzamos a prepararnos con un plan de inversiones, coordinado con las autoridades, que apunta a incorporar obras de alerta temprana, estudios de nuevas fuentes y nueva infraestructura que nos proporciones más y mejor tratamiento de aguas con un nivel mayor de turbiedad".
Durante 2018 mantendremos la intensidad de las inversiones, en un monto aproximado a las 130.000 UF ¿más de $3.400 millones-, y en especial aquellas ya descritas que apuntan a hacer frente al cambio climático. En ese contexto, debemos entender que, si bien estas nuevas inversiones entregarán un alto grado de seguridad a la operación de la Planta de Tratamiento de Agua Potable, es posible que ocurran eventos meteorológicos cada vez más impredecibles".
 

 



Atrás